Yo estuve allí: La huelga feminista

March 12, 2018

 Salí de mi casa caminando a saltitos, como si llevase pequeños muelles debajo de mis zapatillas nike. Toda yo era morada: sudadera, cinta en el pelo y chapa en el abrigo. Fácilmente reconocible como activista feminista huelguista.

 

Eran las 11:30 a.m. y mientras me dirigía a la plaza de Oporto, en el barrio de Carabanchel, esperaba encontrar en la calle una marea violeta que lo cubriera todo. Y si no, que al menos mi total look morado llamara la atención de quien se cruzara en mi camino. Una especie de reconocimiento silencioso: “¡Eh, tú vas a la manifestación! ¡Eres una de las mujeres huelguistas! ¡Estás haciendo historia!”.

 

No fue así de primeras, pero a medida que me iba acercando a la plaza donde se iba a leer el manifiesto de las Mujeres de Carabanchel me empecé a emocionar. un grupo de personas violeta había cortado la calle principal: General Ricardos.

 

Últimamente me resuena mucho el concepto de barrio, de lo pequeño dentro de la gran ciudad, de las distintas identidades y sentires dentro de la capital. Así que, por primera vez un #8M, no quise perderme qué pasaría en el mío. Fue estupendo ver a multitud de mujeres y hombres de edades comprendidas entre los 20 y los ¿70, 75, 80? reunidas bajo pancartas con lemas feministas.

 

La importancia de las movilizaciones de dentro hacia fuera. El peso de la reivindicación desde las distintas realidades que puede recoger la vida en una ciudad como Madrid.

 

Tras escuchar el manifiesto en Carabanchel y hacer unas cuantas fotos, cogí  el metro hacia la plaza de Callao, donde se concentraban las periodistas. Como periodista de formación, no quise perderme el reclamo de otras compañeras. Callao desbordaba mujeres que se sumaban a la huelga para luchar por sus derechos.

 

 

Pero hay que recordar que esta huelga, no era solo de trabajo, sino que se daba en cuatro ámbitos: Trabajo, educación, consumo y cuidados. Hay muchas mujeres que aún queriendo, no pudieron parar en sus profesiones por no poder permitirse la pérdida de salario, por miedo a represalias, porque sus puestos son precarios o se dan fuera de la legalidad. Y por ellas también paramos nosotras.

 

Como autónoma y freelance, parar profesionalmente no tuvo mucha dificultad para mí. El mayor impacto fue el de los cuidados.

 

Mi casa es espacio de igualdad y para ello trabajamos cada día, porque aunque mi marido es independiente desde los 18 años y yo he vivido con un padre que siempre se ha hecho cargo de nosotras, ejerciendo en muchas ocasiones el rol que suele asignarse a la madre, ninguno de los dos estamos exentos de aprendizajes machistas. Vivimos en un mundo que nos socializa de forma distinta según nuestros genitales (que son los que nos ponen la etiqueta de mujer o de hombre al nacer).

 

Yo pude hacer huelga de cuidados porque tengo un marido que cubrió las tareas que suelo hacer yo.

 

Este fue mi manifiesto personal:

  • No sacaré a mis perros las veces que me corresponde (lo hará mi pareja).

  • No cocinaré, recogeré, atenderé nada relacionado con las tareas del hogar.

  • Dejaré aparcados mis trabajos remunerados y programaré un e-mail automático que indique a quien me escriba que "yo secundo la huelga feminista".

  • No consumiré.

  • COLOCARÉ UN DELANTAL EN EL BALCÓN.

  • Saldré a la calle desde por la mañana y me uniré a distintas concentraciones, las de mi distrito (Carabanchel) y las del centro a mediodía.

  • Asistiré a la manifestación con cientos de compañeras a celebrar este día histórico.

  • Volveré a casa agotada, emocionada, con el corazón desbordante y con esperanza.

Mis consejos para hombres:

  • Para los que no entendéis nuestros motivos: Por eso nos manifestamos. Dejad de cuestionar la causa feminista, el manifiesto, la ideología... Leed antes. Y si el manifiesto no os gusta, leed también el argumentario. Y si no os convence seguid leyendo, analizando, reflexionando... ¿Requiere mucho tiempo? Claro, todos los siglos que las mujeres ya han recorrido.

  • Dejad de lado el protagonismo este día. Nadie os ha de aplaudir por vuestro apoyo.

  • Preguntad en vuestro entorno, a las mujeres de vuestra familia, amigas, compañeras de trabajo... qué podéis hacer para apoyarlas.

  • Si estáis comprometidos y os lo podéis permitir, compartid la mitad del sueldo de ese día con compañeras que no puedan permitirse económicamente hacer huelga, a ver si así lo consiguen.

  • Si no hay nada que hacer en vuestro entorno y queréis ser útiles, preguntad en los distintos puntos de cuidados de la ciudad si podéis colaborar.

  • Si asistís a la manifestación, hacedlo en la parte mixta de la misma.

  • Y sobre todo, no os olvidéis de que el feminismo existe cada día e incorporad a vuestras vidas TODO lo que hayáis aprendido del #8M.

Continuo con mi crónica del día.

 

De Callao, donde me junté con compañeras activistas, nos fuimos a la Cuesta de Moyano con cientos de mujeres para sentarnos al sol a comer y prepararnos para la marcha. Había música, compañeras que pintaron a otras, fotos, reencuentros, risas y mucha emoción. Quedaban solo 3 horas para el inicio oficial de la manifestación.

 

 

A las 18:00 me separé de mis compis de la mañana para juntarme con las de la tarde: Las compañeras de Fundación Sexpol, de las que tanto he aprendido y que tanto me han apoyado en mi labor profesional. Y juntas emprendimos la marcha desde Atocha hasta Gran Vía.

 

 

Qué puedo decir. Llevo muchos años asistiendo a la manifestación del 8 de marzo y ya el año pasado quedé impactada por la afluencia. Amigas y compañeras que nunca habían asistido, se unieron entonces. Pero lo de este año... lo de este año ha sido HISTÓRICO.

 

 Éramos miles de personas en la calle, ocupando ambos sentidos del Paseo del Prado. Al pasar la plaza de Cibeles, era casi imposible moverse. Los tradicionales lemas feministas se sumaron a otros nuevos. Mi frase favorita:

 

“Sin Hermione, Harry Potter habría muerto el primer curso”.

 

Se respiraba alegría, orgullo, fortaleza, sororidad... pero sobre todo un ambiente tremendamente pacífico.

 

Tres generaciones de mujeres salimos unidas a la calle, atravesadas por la misma realidad. Admiradas las más jóvenes por la experiencia y resiliencia de las mayores y orgullosas las mayores de pasar el relevo a las que se inician.

 

Dice Marcela Lagarde que el 8M ha dado paso al Siglo de las Mujeres, que estamos inaugurando la 4ª Ola del Feminismo. Yo digo que el mundo es hoy más feminista y que aunque haya quienes aún insisten en desprestigiar y quitar importancia a lo que pasó, YA HEMOS GANADO. Con o sin el resto. Pero ganar, esta vez, no tiene perdedores (solo el machismo pierde).

 

Para quienes se quejan de que fue una marcha politizada, diré que el feminismo siempre ha sido político, porque sin serlo, no se asientan los cambios (pero lo político no quita lo diverso, somos muchas y pensamos diferente). Para quienes niegan que fue una marcha pacífica porque hubiera abucheos a quienes han renegado y criticado este día por activa y por pasiva... nada que decir. Para quienes no 'les gustan las etiquetas', hay etiquetas que son fundamentales para explicar el mundo y el sentir, es más, que son un orgullo para muchas. Para quienes quieren 'centrarse en lo que une a hombres y mujeres' y no en lo que 'nos separa', es en lo que nos separa donde encontramos la base de un sistema que oprime, invisibiliza y mata a las mujeres. Para quienes seamos molestas y repetitivas, que vayan tomándose una tila, porque esto no solo no acaba de empezar (ya son siglos), sino que aún no ha terminado.

 

Ni quiero ni deseo un mundo en el que no se tenga que celebrar el Día de la Mujer, porque la realidad es la que es. Y aunque llegue un día en el que la igualdad sea un hecho innegociable (cosa que dudo que yo llegue a ver), seguir recordando los tiempos en los que no lo fue, nos recuerda aquellos valores que hay que defender para que nunca más se pierdan (no olvidemos que la historia muestra que igual que hay grandes avances, hay tremendos retrocesos).

 

Compartir
Twittear
Google+
Please reload

  • Sonia Encinas página de Facebook
  • Sonia Encinas perfil de Instagram
  • Sonia Encinas en Pinterest

© 2018 Sonia Encinas · Todos los derechos reservados

       AVISO LEGAL        POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIES        CONTACTO